Siembra de césped y repoblación.

Publicado el : 05/03/2016 10:43:33
Categorías : Cuidados del jardín Rss feed , Cultivo de plantas Rss feed

Indice de contenidos:

Siembra de césped en jardines nuevos y repoblación de calvas.

Conocer los tipos de césped disponibles en el mercado le ayudará a elegir el césped más apropiado para su jardín dependiendo del uso que le vaya a dar. El jardín es una de las partes que más vitalidad despierta en nosotros. Poder tener tiempo para disfrutar del mismo realizando actividades en familia es uno de los puntos más gratificantes que nuestro jardín puede ofrecernos. Nuestro jardín no va a ofrecernos buenas experiencias si nosotros no realizamos tareas de mantenimiento para mantenerlo en buenas condiciones, tener un cuidado especial con el césped es uno de los cuidados básicos para que el espacio de nuestro jardín sea ese lugar de nuestra vivienda en el que podemos realizar multitud de tareas que nos relajaran como por ejemplo jugar con nuestros hijos, realizar otras tareas de jardinería relacionadas con plantas, juegos con nuestras mascotas o simplemente fines de semana de barbacoa con los amigos. Dependiendo del uso que le vayamos a dar al césped tendremos que elegir una variedad u otra de semillas para garantizar su duración.

Césped en vivienda unifamiliar

Césped en vivienda unifamiliar

Cómo elegir la variedad de césped correcta para nuestro jardín.

Las variedades de césped permiten cubrir casi cualquier necesidad que tengamos o problema derivado de la ubicación de nuestro jardín. Para estos usos disponemos de todo tipo de semillas de césped pero las 5 variedades más comunes son: césped rústico y decorativo, césped específico para zonas sombrías, césped costero con grama fina, césped ornamental y césped de repoblación rápida para cubrir calvas. Vamos a explicaros detalladamente bajo qué condiciones se emplea cada tipo de césped y cómo debe sembrarse o repoblarse en caso necesario.

Césped rústico y decorativo: El césped rústico y decorativo es uno de los más populares y demandados entre los clientes debido a su gran calidad y a una mayor resistencia frente a las inclemencias meteorológicas o el daño producido por un tránsito continuo. Es un césped de gran densidad y un color verdoso azulado. Además su velocidad de crecimiento junto a una necesidad de mantenimiento básico lo hacen ideal para usuarios que quieran tener un césped de calidad sin invertir mucho tiempo en él.

Césped rústico y decorativo

Césped rústico y decorativo

Césped específico para zonas sombrías: Este césped se emplea en aquellos jardines que cuentan con zonas de sombra tales como arboledas que no permiten la entrada directa del sol o también en jardines ubicados en áreas sombrías colindantes a edificios que proyectan sobre el césped sombra de manera permanente o durante la mayor parte del día. Las semillas de césped para zonas sombrías ofrecen una buena resistencia al frío y un magnífico color. Además las tareas de mantenimiento que requiere este tipo de césped son mínimas.

Césped para zonas sombrías

Césped para zonas sombrías

Césped costero con grama fina: El césped costero es ideal para zonas de costa que posean una climatología con altas temperaturas durante el verano, épocas de sequía e inviernos suaves. Este césped no es apropiado para zonas en las que haga mucho frío.

Césped costero grama fina

Césped costero grama final

Césped ornamental: Este tipo de césped está indicado para jardines donde se quiere conseguir un aspecto inmejorable de nuestro jardín, con un alto valor decorativo y gran densidad del césped. Entre sus principales ventajas destacan una gran resistencia tanto al frío como al calor así como un buen aguante del dicho césped al pisoteo en zonas de paso. Uno de los puntos flacos que presenta el césped ornamental es que alcanzar el máximo nivel decorativo de este césped requiere de un mantenimiento más exigente que otros céspedes como por ejemplo el rústico o el decorativo.

Césped ornamental y resistente

Césped ornamental y resistente

Césped de repoblación rápida: El césped de repoblación rápida está compuesto por una una mezcla de diferentes variedades de semillas para hacerlo compatible con cualquier variedad de césped implantada anteriormente. Ofrece un color intenso y un alto nivel decorativo. La rápida velocidad de crecimiento aportada por los nutrientes mezclados con las semillas permite una rápida germinación de las mismas y ayuda a favorecer su crecimiento durante 3 meses. Este tipo de césped mezclado con abono estimula la rápida germinación de las semillas en aquellas zonas deterioradas por diferentes motivos como pueden ser la sequía extrema, los daños producidos por animales como topos y otros roedores al excavar sus madrigueras y agujeros de ventilación y los daños ocasionados también por nuestras mascotas.

cesped-repoblacion-rapida

Césped de repoblación rápida

Herramientas y materiales necesarios para sembrar o repoblar el césped de nuestro jardín.

Herramientas necesarias para la siembra del césped o su repoblación:

Tanto para la siembra de césped como para su repoblación vamos a emplear las mismas herramientas dado que el proceso es el mismo para las dos tareas. Palote de jardín: Un palote de jardinería o, en su defecto, una pala de construcción nos va a ser de gran utilidad para las tareas de labrado y aportación de sustrato al suelo.

Horca: La horca es muy empleada en estas tareas para la descompactación del terreno. Con esta herramienta daremos la vuelta al terreno en aquellas zonas especialmente castigadas por la sequedad o el pisoteo continuo.

Rastrillo: El rastrillo puede hacernos falta tanto para esparcir como para igualar el terreno. No olvidemos que el terreno tiene que estar lo más igualado posible para evitar encharcamientos que posteriormente afectarán a nuestro césped.

Rodillo compactador o rolo: Una vez aplicada la capa de mantillo o tierra vegetal necesitaremos un rodillo compactador para compactar el terreno. 

Rodillo compactador Einhell

Rodillo compactador Einhell

Esparcidor de semillas: Las semillas pueden esparcirse a mano pero si no somos unos expertos en la materia es más recomendable emplear un esparcidor dado que hay modelos muy asequibles que nos facilitarán la labor.

Esparcidor de semillas manual Flower

Esparcidor de semillas manual Flower

Escoba recoge hojas: Aunque esta herramienta se usa para otras tareas como su propio nombre indica es muy empleada también para cubrir las semillas con el mantillo.

Escoba recoge hojas Bellota

Escoba recoge hojas Bellota

Pulverizador: Necesitaremos un pulverizador de presión previa o pulverizador motorizado en el caso de que queramos añadir un herbicida total.

Pulverizador de mochila Matabi Evolution

Pulverizador de mochila Matabi Evolution

Materiales necesarios:

Semillas de césped: Dependiendo del uso que le vayamos a dar a nuestro césped elegiremos una variedad u otra basada en las explicaciones aportadas anteriormente. Sustrato: Un sustrato adecuado facilitará la germinación de las semillas. Si empleamos tierra vegetal extraída de algún campo que no haya sido tratada previamente nos estaremos asegurando la germinación de todo tipo de malas hierbas en nuestro jardín.

Sustrato para plantación y recebado de césped

Sustrato para plantación y recebado de césped

Fertilizante: Para garantizar una germinación óptima de las semillas de césped podemos incrementar los nutrientes en el terreno, aportando un fertilizante específico para césped.

Fertilizante para césped

Fertilizante para césped

Herbicida: Un herbicida total es muy necesario si queremos tener un césped libre de todo tipo de malas hierbas. Herbicida domestico Flower total

Herbicida domestico Flower total

Preparación del suelo:

Eliminación del césped antiguo: Si nuestro jardín tiene un césped en mal estado y necesitamos eliminarlo completamente sería recomendable alquilar una máquina cortadora de tepes. Con esta máquina eliminaremos totalmente el césped antiguo dejando el terreno al descubierto.

Cortadora de tepes de césped Husqvarna

Cortadora de tepes de césped Husqvarna

Eliminación de malas hierbas: Para disponer de un jardín en buen estado se tiene que comenzar siempre preparando el suelo existente, este tiene que estar libre de piedras, raíces y todo tipo de malas hierbas. Para asegurarnos completamente de que en nuestro césped no proliferan las malas hierbas debemos aplicar un herbicida total. Este tipo de herbicidas suelen ser líquidos aunque también son comunes los herbicidas en polvo solubles en agua y siendo de fácil aplicación con un pulverizador de líquidos. Para el uso de este tipo de herbicidas conviene emplear tanto mascarilla de protección respiratoria, gafas y guantes. Semanas antes de aplicar el herbicida regaremos el terreno en repetidas ocasiones para favorecer la germinación de todas las malas hierbas. Este es el momento perfecto para aplicar el herbicida, al día siguiente de aplicar el herbicida repetiremos los riegos para favorecer la penetración del herbicida y aumentar su efectividad.

Preparación del terreno: El terreno tiene que ser descompactado y aireado, para este trabajo emplearemos una motoazada equipada con rotavator con la que conseguiremos un batido de la tierra dejándola totalmente suelta. El rotavator tiene que dejar una capa batida de al menos 20 centímetros y debemos retirar todo tipo de raíces, piedras, plásticos y desechos que encontremos. Esta tarea es recomendable realizarla con el suelo lo más seco posible.

Motoazada Garland Mule 1161 RQH

Motoazada Garland Mule 1161 RQH

Instalación del riego automático: Todo césped necesita de un suministro de agua controlado, si vamos a sembrar nuestro césped desde cero es más que recomendable instalar un sistema de riego subterráneo. Para ello realizaremos los cálculos necesarios para instalar la tubería, válvulas sectoriales y programador de riego. Para la instalación del riego automático realizaremos un plano con la forma y dimensiones del jardín y dependiendo de las características técnicas del aspersor o difusor nos asegurarnos de que llegue el riego suficiente a cualquier punto del jardín.

Instalación de sistema de riego automático

Instalación de sistema de riego automático.

Alisado del terreno: Una vez que nuestro sistema de riego está preparado procederemos a aplicar una capa de fertilizante que cubriremos con otra capa de sustrato especial para césped. El sustrato tiene que quedar lo más igualado posible para evitar pequeños montículos o baches en el terreno. Para esta tarea elegiremos un rastrillo lo más ancho posible y con la ayuda de una cuerda de línea y dos estacas iremos comprobando que la altura del manto de tierra es uniforme. Una vez esparcido el sustrato pasaremos un rodillo para dejar el terreno lo más liso posible. Después de pasar el rodillo comprobaremos de nuevo la altura del sustrato buscando aquellas partes en las que el sustrato se haya compactado más creando lagunas. Estas lagunas son muy fáciles de localizar si conectamos el riego automático, aquellos puntos en los que se formen charcos son los puntos en los que tenemos que añadir más sustrato y pasar el rodillo de nuevo.

Sembrado del césped: El sembrado del césped es una tarea sencilla, que requiere poco esfuerzo y que puede llegar a ser entretenida. Para estos fines existen esparcidores de semillas que permiten una siembra homogénea y más fácil. La dosificación de césped viene especificada en el paquete de semillas que hayamos adquirido y depende del fabricante pero una buena media es esparcir entre 30 y 40 gramos de semilla por cada metro cuadrado de terreno. Una vez que el terreno está sembrado tendremos que cubrirlo ligeramente con el sustrato elegido. Para ello emplearemos una escoba recoge hojas con púas plana no redondas, y pero en lugar de hacer que sus púas apunten contra el suelo lo haremos arrastrando el mantillo con la parte lisa de las púas, haciendo que las púas no arañen tanto el terreno. Este sistema permite enterrar las semillas lo suficiente para que germinen. Una vez que hemos cubierto las semillas con el sustrato procederemos a pasar de nuevo el rodillo para que las semillas tengan un contacto total con el sustrato. Una vez que hemos realizado la última operación de repasado con el rodillo tenemos que regar el césped automáticamente, estos riesgos los realizaremos con frecuencia para mantener una humedad necesaria para favorecer la germinación.

Primer corte del césped: Durante las primeras semanas del césped tenemos que procurar no abusar demasiado de él pisandolo o realizando otras tareas de jardinería, el césped requiere de cierto tiempo para fortalecerse para poder resistir el uso al que se le va a someter. Dependiendo de la variedad del césped procederemos a realizar el primer corte cuando este alcance una altura de entre 7 y 10 centímetros.

semillas_de_cesped1

Conclusiones:

Después de tanto esfuerzo para tener un césped perfecto tenemos que realizar tareas de mantenimiento como pasar el cortacésped, realizar tareas de aireado y escarificado periódicas y muy importante, realizar un buen plan de fertilización para que nuestro césped sea y se mantenga como aquel que siempre soñamos. El césped natural requiere de tiempo y dedicación, si no podemos atenderlo correctamente nuestro jardín se deteriorará con facilidad. Si creemos que no podemos dedicarle el tiempo suficiente es recomendable valorar la instalación de césped natural o artificial.

Share