Eliminación de malas hierbas en el jardín.

Publicado el : 16/04/2016 15:01:41
Categorías : Cuidados del jardín Rss feed , Cultivo de plantas Rss feed

Indice de contenidos:

Eliminación de malas hierbas.

Un jardín o un huerto con malas hierbas representa una cuádruple amenaza y aún más si su presencia es persistente. Una de esas amenazas es la competencia que las plantas indeseables establecen con las que sí queremos ver en el terreno. Compiten por los nutrientes y les impiden crecer como deberían. Aún más, las malas hierbas suelen estar mejor adaptadas desde el punto de vista biológico y, en ocasiones, por no actuar a tiempo, suponen agresiones que se mantienen en el tiempo porque necesitan de muy poco para mantenerse, para crecer y para multiplicarse.

Mala hierba denominada comúnmente diente de león.

Mala hierba denominada comúnmente diente de león.

Otra de las amenazas es la estética. El crecimiento fulgurante de las malas hierbas, cuando encuentran un entorno ecológico favorable, puede afear cualquier espacio recoleto en el que ya existan plantas con flores, verduras y otras variedades arbustivas pensadas para aromatizar jardines o para ofrecer remedios caseros como plantas medicinales.

La tercera amenaza es la del empobrecimiento de la tierra. Una zona en la que crezcan malas hierbas incontroladas representa un castigo biológico extra para el suelo que dificulta también la diversidad química natural en cualquier terreno fértil. La última de las amenazas es económica. Mantener suelos dominados por malas hierbas supone gastar igualmente de más en fertilizantes y aditivos en tanto que las plantas invasoras consumen no poco de la parte que les correspondería a las especies que sí queremos ver en el huerto o en el jardín.

Para quitar las malas hierbas hay que contar con herramientas adecuadas y con dos más que no podemos comprar en una ferretería: paciencia y persistencia. Porque de lo que se trata es de recuperar un entorno y ponérselo difícil en el futuro a las plantas que se quieran instalar sin ser invitadas. Las técnicas para retirar las malas hierbas de un terreno de cultivo son sencillas, pero antes, vamos a ver qué herramientas necesitamos para hacer la tarea completa de quitar de zumaques, hiedras u ortigas.

Herramientas y ayudas técnicas

  • Una desbrozadora:  Se trata de una máquina de jardinería que nos ayudará a retirar las secciones más ramificadas de las malas hierbas que harán más pesada la acción de retirarlas.

Desbrozadora Avalon Xtreme Pro GB508-A.

Desbrozadora Avalon Xtreme Pro GB508-A.

  • Guantes de jardinero reforzados y no textiles: Se utilizarán para protegerse las manos cuando se arranquen las malas hierbas y evitar también reacciones alérgicas.

Guante serraje tipo americano reforzado Juba Tuff.

Guante serraje tipo americano reforzado Juba Tuff.

  • Una pala de perfil puntiagudo: Con ella se podrá cavar y ayudar a retirar las hierbas indeseables más enraizadas, más pesadas, difíciles o de mayor tamaño. Para este tipo de trabajos son muy empleados los palotes forjados Bellota 5609ML.

Palote forjado Bellota 5609 ML.

Palote forjado Bellota 5609 ML.

  • Unas rodilleras: Se emplearán para apoyarse sobre el suelo y para acomodarse más fácilmente a la altura de las plantas, para este uso podemos emplear rodilleras de alicatador.

Rodilleras de alicatador Irwin  I-Gel.

Rodilleras de alicatador Irwin I-Gel. 

  • Una carretilla o contenedor metálico de gran tamaño: En él se depositarán las malas hierbas que se acarrearán fuera del jardín cada vez que se llene, existen gran variedad de modelos de carretillos para emplear el más adecuado a cada trabajo.

Carretilla de jardín Theca impinchable con caja de nylon.

Carretilla de jardín Theca impinchable con caja de nylon.

Elementos extras que no son herramientas pero que resultan igualmente necesarios en espacios abiertos son los protectores solares y los sombreros para cuidarse de la radiación solar. Sobre todo en días despejados y soleados de verano o primavera. Visto el equipo, pasamos a describir los pasos fundamentales para quitar las dañinas e indeseables malas hierbas.

Pasos a seguir.

  • Paso 1: El primer paso es una condición previa, de lo que se trata es de identificar qué plantas son las malas hierbas y cuales no.
  • Paso 2: Con la desbrozadora podremos retirar como decíamos la parte arbustiva de la mala hierba con suficiente comodidad gracias a la extensión de su brazo. Una recomendación para facilitar la tarea consiste en retirarlas después de una lluvia o de mojar la tierra. La tierra mojada facilita la operación de arrancado de las plantas indeseables.
  • Paso 3: Tirar de las plantas indeseables, de los tallos, con fuerza progresiva para arrancarlas de raíz. Algunas plantas pequeñas tienen tallos muy finos que podrían partirse con el tirón y dejar las raíces en el suelo. De ahí que la fuerza tenga que estar acompañada con un efecto de tanteo. Hay que tener en cuenta, además, que muchas malas hierbas son tóxicas, urticantes o tener pinchos o espinas, de ahí lo de de protegerse las manos con guantes de jardinero no textiles. También puede haber insectos u otros animales que resulten agresivos como abejas, avispas, arañas, culebras, serpientes, alacranes y hormigas.
  • Paso 4: Las malas hierbas se depositarán enteras en recipientes metálicos o plásticos de gran tamaño como los que se han indicado. La idea básica es impedir que una vez arrancadas las malas hierbas puedan dejar caer inadvertidamente sus semillas sobre el suelo. Las malas hierbas suelen ser muy resistentes y sus semillas tener propiedades extraordinarias comportándose en muchos casos como agentes durmientes que pueden permanecer durante meses o años a la espera de las condiciones propicias para brotar.

La última recomendación es repetir la operación de eliminación de malas hierbas de manera regular y en la totalidad del terreno. Con el tiempo, se notará que los rebrotes de estas plantas son cada vez menores. Será en ese momento cuando se tenga la certeza de que la batalla va camino de ganarse con una victoria. Y lo mejor, sin el uso de agentes químicos, con constancia y dedicación de artesano.

Conclusión

Un huerto o un jardín cuidado exige un trabajo de mantenimiento que permita retirar las malas hierbas. Esa tarea es parte de la belleza y del aprovechamiento final del terreno en él se habrá retirado toda competencia para las plantas que sí queremos.

Entradas relacionadas

Share