Cómo blanquear los elementos de plástico

Publicado el : 14/03/2018 13:30:25
Categorías : Bricolaje Rss feed , Trucos de bricolaje Rss feed

Blanquear plástico

Indice de contenido:

El plástico es uno de los materiales más comunes que se encuentra en cualquier hogar, ya que se emplea como principal componente para fabricar todo tipo de objetos, ya sean juguetes, electrodomésticos, elementos de decoración, utensilios de cocina, etc.
Aunque las principales características del plástico son su flexibilidad y resistencia, con el paso del tiempo va perdiendo su color blanco y tiende a adoptar un tono amarillento que da una imagen de deterioro y suciedad. Este efecto aparece mucho antes y de forma más rápida si los objetos de plástico no reciben unos cuidados de limpieza básicos o si se encuentran expuestos al sol constantemente.
Si quieres blanquear los elementos de plástico para que vuelvan a lucir un aspecto impecable, debes saber que no sólo basta con una limpieza normal. Para conseguir unos resultados excelentes es necesario utilizar algunos productos determinados y poner en práctica ciertos consejos.

Bicarbonato de sodio

Este producto es uno de los infalibles cuando se trata de devolver el blanco original a cualquier objeto de plástico. Además de eliminar el color amarillento, el bicarbonato de sodio también es perfecto para erradicar los gérmenes y otra suciedad de la superficie.
Lo más recomendable es utilizar previamente un trapo humedecido en agua y jabón para frotar las zonas que estén más afectadas. Después, hay que mezclar agua caliente, medio vaso de cloro, otro medio de bicarbonato de sodio y unas gotas de agua oxigenada en un recipiente. Una vez que hemos removido bien todos los ingredientes, impregnamos una esponja y la pasamos por las zonas amarillentas haciendo movimientos circulares. Para que la solución actúe se debe dejar reposar durante 10 minutos aproximadamente y por último ya sólo queda retirar los restos con una esponja mojada en agua.

Agua oxigenada

Con este líquido también se pueden blanquear los objetos de plástico fácilmente. Al igual que en el caso anterior debemos comenzar por limpiar el elemento con un trapo o bayeta empapada en agua y jabón. Con este primer paso preparamos la superficie eliminando la suciedad que tenga acumulada.
La técnica consiste en llenar un cubo de agua oxigenada e introducir la pieza que queramos aclarar hasta que el líquido la cubra por completo. A continuación hay que colocar el recipiente en una zona donde reciba la luz del sol de forma directa. En el caso de que no sea posible, la luz y el calor de una lámpara también ejercerán el mismo efecto. Es aconsejable dejar el objeto de plástico en esta posición durante al menos 6 horas, tras las cuales observaremos que el color amarillo ha desaparecido.

Lija fina

Cuando no se trate de una pieza muy delicada o de un alto valor podemos utilizar papel de lija muy fino para devolverle su color blanco. Para ello sólo es necesario pasar la lija por las zonas amarillentas con mucha suavidad hasta que se consiga eliminar la primera capa que se encuentra más deteriorada.

Lejía

Como ya sabemos, la lejía es otro producto con un alto poder limpiador. Si mezclamos agua fría con medio vaso de lejía y un cuarto de bicarbonato de sodio, obtendremos una mezcla sumamente eficaz para dejar cualquier plástico impoluto. Hay que asegurarse de remover bien todos los elementos y después de ello, humedecer una esponja que pasaremos sobre la pieza. Para obtener un buen resultado hay que esperar 10 minutos antes de retirar lo que hemos aplicado.

Con estos consejos evitarás los problemas de color que presenta el plástico con el transcurso de los años, aunque la mejor recomendación hace referencia a mantener una limpieza frecuente del elemento y hacer un mayor hincapié en aquellas zonas más recónditas donde es más fácil que se acumule la suciedad. ¿Alguna vez has puesto en práctica estos u otros trucos para blanquear los objetos de plástico?

Share