Sustitución de la manilla de una ventana.

Publicado el : 10/08/2015 12:50:29
Categorías : Bricolaje Rss feed , Trucos de bricolaje Rss feed

Indice de contenidos:

Conocimientos necesarios para cambiar la cremona de una ventana con éxito.

La sustitución de una cremona es bastante sencilla de realizar dado que, dependiendo del tipo de ventana que tengamos, sólo necesitaremos un destornillador o una llave allen para su extracción. Otro problema derivado de la rotura de una cremona que los usuarios deben tener en cuenta es que si bien las ventanas antiguas tienen los tornillos de sujeción vistos y permiten un fácil acceso desde el exterior, no ocurre lo mismo en el caso de las ventanas modernas ya sean de aluminio o PVC que, por lo general, tienen los tornillos ocultos mediante embellecedores que se pueden desmontar desde el exterior.

Esquema Cremona

Esquema Cremona

En otros casos las cremonas tienen que ser instaladas o sustituidas con la hoja de la ventana abierta puesto que el único modo de tener acceso a los tornillos es desde el interior.

Herramientas necesarias para la sustitución de una cremona de ventana:

Destornillador plano: Tratándose de ventanas antiguas de aluminio necesitaremos un destornillador plano de gran tamaño y resistencia ya que estos tornillos suelen estar agarrotados. En el caso de que la cremona tenga los tornillos ocultos tras un embellecedor, emplearemos un destornillador plano de pequeñas dimensiones y con la punta en buen estado para evitar muescas y daños en la cremona al retirar el embellecedor que tapa los tornillos.

Destornillador de estrella: Las ventanas de PVC suelen tener todos sus herrajes sujetos con tornillos de estrella. En este caso emplearemos un destornillador de cabeza Phillips PH2.

Llave allen: Las ventanas de aluminio llevan o bien tornillos de estrella o bien tornillos allen de acero inoxidable. Si se trata de tornillos de estrella emplearemos un destornillador con cabeza Phillips PH2. En el caso de tornillos allen utilizaremos una llave allen de 4 mm.

Alicates o tenacillas: A veces sucede que la manija de la cremona se suelta completamente de su base, quedando el mecanismo de la misma y las pletinas deslizantes en posición de cierre. En este caso necesitaremos un alicate o tenacilla para girar el vástago de apertura y poder abrir la hoja de la ventana.

Pasos para la sustitución de una cremona:

La tarea más complicada al sustituir una cremona es encontrar la cremona apropiada. En principio debería ser una cremona del mismo modelo o, al menos, tener las mismas características para no encontrarnos con una serie de problemas que explicaremos más adelante. En el caso de tratarse de una ventana con sistema de apertura oscilo-batiente tendremos que adquirir la misma cremona que tengamos, dado que el sistema de apertura es más complejo y no tolera ningún tipo de variación de medida.

Paso 1: Si los tornillos se encuentran en el exterior de la ventana los aflojaremos sin llegar a desatornillarlos completamente. Una vez aflojados, abriremos la ventana para tener una visión correcta de la conexión de las patillas de cierre de la cremona con las pletinas deslizantes y extraeremos la cremona, desatornillando los tornillos completamente. Si los tornillos se encuentran en el interior de la ventana deberemos realizar todo el trabajo con la ventana abierta.

ficha-cremona

En el caso de que la cremona tenga los tornillos en el interior de la ventana y la manilla se haya roto completamente, habiendo quedado la base de la cremona atornillada a la ventana, giraremos el vástago que unía el cuerpo de la cremona con la manilla empleando un alicate o tenacilla.

Paso 2: Una vez extraída la cremona llega el paso que más tiempo nos va a llevar: conseguir la misma cremona o, en su defecto, una cremona compatible. Lo más lógico sería acudir al mismo taller de carpintería que fabricó las ventanas dado que, muy probablemente, sigan trabajando con ese tipo de herraje. Si vivimos en una vivienda que nos ha sido entregada llave en mano y no sabemos quién fabricó las ventanas, cosa muy probable tratándose de bloques de viviendas de gran tamaño donde los constructores suelen traer las ventanas de fábricas situadas en otras ciudades o incluso en otros países, tendremos que buscar una cremona compatible con los mecanismos de cierre existentes.

Si adquirimos la misma cremona que teníamos anteriormente sólo tendremos que introducirla en el troquelado de la hoja de la ventana y atornillarla pero si no es la misma tendremos que comprobar en el establecimiento que la compremos si las patillas de cierre son iguales y si tienen el mismo recorrido.

Esto se comprueba de una manera muy sencilla: Los fabricantes de ventanas de aluminio han estandarizado parcialmente lo perfiles pasando a llamarles perfiles de “cámara europea”, lo que significa que hay multitud de herrajes compatibles con ese sistema para que todas las ventanas puedan emplear los mismos herrajes. Dentro de la estandarización existen divergencias en lo que a la instalación de herrajes se refiere. Así por ejemplo, las cremonas de cierre de las ventanas de aluminio empujan unas pletinas deslizantes que, dependiendo de la cremona para cámara europea que empleemos, tendrán que ser cortadas a una medida determinada para el correcto funcionamiento de la ventana.

Una vez explicado esto creo que ha quedado claro que no vale cualquier cremona sino que tenemos que fijarnos muy bien en que la cremona que compremos posea unas patillas de cierre del mismo tamaño que la cremona antigua. Y lo más importante, que las patillas de la cremona nueva en la posición de cerrado tengan la misma distancia entre ellas que la cremona antigua para garantizar un correcto funcionamiento.

cremonas

La cremona Stac (nº 1) y la cremona Teyco (nº 2)

En esta imagen vemos dos cremonas. Ambas son empleadas en ventanas de aluminio con perfil de cámara europea y sistema de apertura oscilante. La cremona nº 1 es una cremona de la marca Stac, mientras que la cremona nº 2 es una cremona de la marca Teyco. Las dos cremonas pueden ser empleadas para la fabricación de nuestra ventana de aluminio pero, durante la fabricación de la ventana, se tienen que cortar las pletinas deslizantes de cierre a diferente medida para un cierre preciso.

Si nuestra ventana tiene instalada la cremona Stac (nº 1) y adquirimos la cremona Teyco (nº 2) nos encontraremos con que la cremona Teyco no llegará a cerrar la ventana. Si por el contrario, nuestra ventana tiene instalada una cremona Teyco (nº 2) y adquirimos la cremona Stac (nº 1) sucederá que los pasadores de cierre en los extremos de la hoja nos chocarán en los cerraderos del marco de la ventana debido a que el desplazamiento de cierre de la cremona Stac (nº1) es mayor y las pletinas deslizantes se quedan largas para esta nueva cremona.

Por lo tanto, cuando adquirimos una cremona que no es la misma que la que tenemos que sustituir es fundamental comprobar que la medida de los agujeros de anclaje de la cremona nueva estén a la misma distancia que los agujeros de la cremona antigua y que las patillas de cierre tengan la misma distancia exterior en la posición de cerrado.

Paso 3: Una vez elegida la cremona compatible la introduciremos en la ranura de la hoja de la ventana, asegurándonos de que las patillas de la cremona encajen perfectamente en los patines de las pletinas deslizantes y la atornillaremos fuertemente con los tornillos suministrados con dicha cremona.

Sustitución de la cremona de una ventana en nuestro hogar

Como hemos comprobado en este artículo, la sustitución de una cremona es relativamente sencilla si disponemos de herramienta básica y tenemos la posibilidad de adquirir el recambio adecuado. Para este tipo de recambios es mejor que acuda directamente a un taller de carpintería metálica o a una tienda especializada en el suministro de herrajes para puertas y ventanas.

Entradas relacionadas

Share