¿Qué son los cultivos hidropónicos?

Publicado el : 28/09/2020 10:34:49
Categorías : Cuidados del jardín Rss feed , Cultivo de plantas Rss feed

Índice de contenidos

¿Qué son los cultivos hidropónicos?

Tener un huerto donde poder plantar verduras y hortalizas propias no siempre requiere un suelo en un gran terreno. La hidroponía es una técnica que en los últimos años ha experimentado una gran popularidad gracias a que está permitiendo que cualquier persona pueda tener un cultivo, independientemente del espacio disponible.

Este método se basa en sustituir los suelos de tierra por disoluciones minerales a la hora de cultivar plantas, consiguiendo que crezcan en perfectas condiciones. La base de las raíces consiste en una mezcla de agua y una serie de elementos químicos que actúan como nutrientes y que resultan fundamentales para el correcto desarrollo de los vegetales. Para que esta combinación haga efecto, tan solo es necesario un fondo acuoso o bien con arena, grava, arcilla, etc.

Particularidades de los cultivos hidropónicos

Como hemos comentado, en este tipo de cultivos no se necesita un suelo con sustrato. Todos los nutrientes se depositan en el agua, desde donde las raíces van absorbiendo la cantidad que necesitan. Según cada caso, el agua se puede reemplazar por otra base, donde además de los compuestos anteriores, también tienen cabida la fibra de coco, la lana de roca, los restos de musgo, las cortezas de los árboles, etc.

En sus orígenes, esta técnica solo se consideraba una afición que estaba relacionada con el cultivo en agua. Con el paso de los años, el procedimiento se ha ido perfeccionando hasta que en la actualidad es una opción viable con la que se pueden conseguir excelentes resultados.

Además de crear huertos urbanos en casa gracias a la hidroponía, este método también está detrás de muchos jardines verticales y paredes verdes que recubren las fachadas de los edificios. En estos casos, se consiguen plantaciones 100% ecológicas, ya que no es necesario el uso de pesticidas.

¿Qué se puede cultivar con la hidroponía?

En un cultivo hidropónico se puede sembrar cualquier tipo de especie, ya sean plantas, frutas u hortalizas. Dentro del primer grupo, el ficus, el poto y el hibisco son tres de las opciones que tienen un crecimiento más notable utilizando esta técnica. En cuanto a las frutas, se recomienda elegir las fresas y respecto a los vegetales, casi cualquier semilla es apta para cultivar a través de la hidroponía.

Ventajas de los cultivos hidropónicos

  • Los cultivos hidropónicos permiten aprovechar de un modo más eficiente el espacio disponible para plantar lo que sea necesario.
  • La hidroponía se traduce en ahorro de costes, ya que los recursos necesarios para cultivar se reducen de forma considerable. Un ejemplo de ello, es la menor cantidad de agua que se necesita para regar debido a la que incluye la base, desde donde se va suministrando la propia planta. 
  • Los productos que se obtienen son totalmente ecológicos, seguros y, en ocasiones, más nutritivos por la ausencia de productos químicos en la tierra. 
  • A un nivel de producción mayor, los cultivos hidropónicos se encuentran menos expuestos a sufrir los diferentes problemas que causa la climatología, como sequías, inundaciones, etc.
  • En los cultivos hidropónicos de alta tecnología se reduce la depreciación del suelo necesario para producir una misma cantidad de género.

Inconvenientes de los cultivos hidropónicos

  • Antes de decantarse por los cultivos hidropónicos es necesario asegurarse de que las especies que se quieren plantar son adecuadas para esta técnica, ya que algunas no están indicadas.
  • La hidroponía todavía es un método bastante desconocido, por lo que encontrar profesionales o empresas especializadas resulta ciertamente complicado.
  • Según la cantidad de cultivos, cuando se comienza a cultivar de esta forma, el coste suele ser alto. En un principio es necesario comprar todos los materiales necesarios, sin los cuales no es posible conseguir los objetivos de producción.
  • Este tipo de plantaciones necesita un mantenimiento más exhaustivo que en el caso de los cultivos en tierra. No hay que olvidar que las plantas son muy sensibles a los cambios, por lo que se deben vigilar constantemente algunos aspectos, como la temperatura, el pH o el nivel de nutrientes.

Share